El embarazo es una de las etapas más hermosas de la vida. En ella, la madre espera con ansias la llegada del nuevo integrante de la familia, manteniendo y cuidando su cuerpo para que el bebé nazca en óptimas condiciones de salud. En este punto, los beneficios de la fisioterapia en el embarazo son más que evidentes.

Cuando se practica la fisioterapia durante este periodo no solamente la madre se prepara para el momento del parto, sino que también se evita la aparición de problemas en la gestación y en el posparto. Con todo esto, es fundamental descubrir cómo puedes beneficiarte con la fisioterapia. ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

¿Qué ocurre en el embarazo?

Antes de comenzar a hablar como tal de los beneficios de la fisioterapia en el embarazo, es importante comprender cuáles son los cambios que ocurren durante este periodo. En él, incrementa la producción de hormonas como la progesterona y los estrógenos, lo que ocasiona cambios físicos en el cuerpo de la mujer. Todo esto con la finalidad de hacer que el feto crezca en un ambiente adecuado.

Todos estos cambios tienen un impacto en cada parte del organismo, hasta el punto en que incluso puede provocar disfunciones o inestabilidades. Por ejemplo, como consecuencia del incremento en los niveles de progesterona, pueden aparecer dificultades para orinar, prolapsos e incluso incomodidades al momento de tener relaciones sexuales.

Igualmente, antes de conocer los beneficios de la fisioterapia en el embarazo debes saber que el incremento de relaxina durante el embarazo ocasiona que la tensión en el tejido conectivo disminuya, lo que hace que dicho tejido se vuelva más laxo y afecte a los ligamentos. Debido a esto, muchas mujeres embarazadas llegan a sufrir de lumbalgias, diástasis abdominal e incluso dolores e inestabilidad en las articulaciones de las muñecas, rodillas, etc.

¿Qué puede hacer la fisioterapia en el embarazo?

Ante la presencia de dolores lumbopélvicos o hinchazones en zonas del cuerpo, síntomas característicos en algunas mujeres embarazadas, la fisioterapia en el embarazo resulta una perfecta herramienta terapéutica. Y es que entre los beneficios de la fisioterapia en el embarazo se encuentra el hecho de que ella permite aliviar los dolores y mejorar la motricidad de las madres.

Sumado a esto, la fisioterapia se puede combinar perfectamente con otros tipos de tratamiento. Esto se debe a que la fisioterapia en el embarazo no es invasiva, sin mencionar que en ella no se recetan medicamentos. Por supuesto, no debes olvidar que durante el periodo de gestación no puedes medicarte con ciertos fármacos. Así que, en caso de que quieras complementar la fisioterapia con otros tratamientos, no olvides consultar a tu médico tratante.

Además, entre los beneficios de la fisioterapia en el embarazo también se encuentra el hecho de que ella permite que la madre se prepare para el parto, a la vez que facilita la recuperación posparto.

Beneficios de la fisioterapia en el embarazo

Hasta ahora hemos visto que la fisioterapia en el embarazo permite reducir dolores y molestias, pero ¿qué más puede hacer? Pues bien, algunos de sus principales beneficios son:

  • Previene la aparición de disfunciones. Esto se debe a que la fisioterapia en el embarazo permite preparar al tejido perineal con el fin de que no se desgarre al momento de dar a luz.
  • Ayuda a controlar la musculatura al momento del parto. Esto se logra practicando ejercicios especiales, como pilates.
  • Permite adquirir control respiratorio. Sin duda alguna, este es uno de los mejores beneficios de la fisioterapia en el embarazo, ya que le permite a la madre tener contracciones menos dolorosas.

Aparte de estos beneficios, la fisioterapia en el embarazo también ayuda a: prevenir incontinencias urinarias y prolapsos, disminuir los problemas y los dolores circulatorios relacionados con el parto, prevenir disfunciones del suelo pélvico, etc.

Ejercicios antes del parto

Existe una serie de ejercicios que se pueden practicar para disfrutar de todos los beneficios de la fisioterapia en el embarazo. Por supuesto, en estos casos lo mejor es contar con la ayuda de un profesional que brinde servicios de fisioterapia a domicilio. Además, es necesario asegurarse de que no haya contraindicaciones, ya que así se pueden iniciar las sesiones de fisioterapia en el segundo trimestre de embarazo.

Cada ronda de ejercicios tiene una duración aproximada de 1 hora, y mientras los realizas necesitas evitar dar saltos, hacer movimientos bruscos o adquirir posturas que afecten negativamente tu equilibrio, ya que no puedes caerte.

Existen diferentes tipos de ejercicios para disfrutar de los beneficios de la fisioterapia en el embarazo. Por ejemplo, hay ejercicios especializados que permiten tonificar los músculos pectorales y la pelvis, los cuales permiten prevenir el desgarro del periné en el parto. Estos ejercicios consisten en hacer estiramientos suaves que permitan reducir la tensión y relajar los músculos.

También es posible practicar ejercicios para la circulación, para mejorar la postura e incluso para aprender a controlar la respiración. Otra opción también es practicar los conocidos ejercicios de Kegel o los ejercicios hipopresivos.

Los ejercicios a elegir dependerán de las necesidades de cada madre y de los objetivos que se quieran alcanzar. Sea cual sea el caso,  siempre es recomendable contar con ayuda especializada, tanto de un ginecólogo como un experto en fisioterapia, ya que así se aprovechan al máximo los beneficios de la fisioterapia en el embarazo.

¿Te interesa hacer estos ejercicios? No dudes en contactarnos y disfrutar de ellos desde la comodidad de tu hogar. Sin duda alguna, la fisioterapia a domicilio es la mejor opción para todas las embarazadas. Ponte en contacto con nosotros. Con gusto te atenderemos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
¡Hola! Contáctanos o pide tu cita