Dentro de la fisioterapia es fundamental conocer cuál es el estado físico de los pacientes para poder elegir un tratamiento adecuado. La fuerza forma parte de la evaluación inicial y es aquí donde surge la necesidad de saber qué es y cómo se mide la fuerza muscular en fisioterapia.

Si quieres saber su importancia y qué se puede lograr al trabajar la fuerza muscular, aquí te lo contamos. Considerando que de ello depende la completa recuperación de un paciente o mejorar su calidad de vida. ¡Comencemos!

¿Qué es la fuerza en fisioterapia?

La fuerza en fisioterapia se refiere a la facultad que posee el tejido muscular para ejercer tensión a través de la contracción. Tal tensión puede generarse a partir de la resistencia, empuje o al realizar el levantamiento de un objeto.

Cuando el tejido es afectado por una lesión o patología, se puede generar la pérdida de fuerza, por lo que, saber en qué condición se encuentra el músculo del paciente será fundamental para determinar qué tratamientos fisioterapéuticos son los más indicados en su caso.

Importancia de la fuerza muscular

Si bien el músculo es un tejido, limitar su movimiento o que no sea trabajado adecuadamente puede ocasionar la aparición de lesiones. Por ejemplo, cuando un corredor no realiza ejercicios de calentamiento previos, es seguro que con el tiempo su tejido muscular inferior sufre algún daño.

Este se debe a que es un deporte de alto impacto que involucra todo el cuerpo, pero son las extremidades inferiores en donde se ejerce mayor fuerza. La lesión en este caso puede originarse por alteraciones biomecánicas o mal ejecución del movimiento natural de los pies.

Es decir, contribuye a la disminución de la fuerza y con ella aparece la lesión. En fisioterapia se debe trabajar en pro al desarrollo de la fuerza muscular. Principalmente, para aumentar el nivel de esta, recuperar y prevenir futuras lesiones.

Cabe destacar, que un tratamiento enfocado en la fuerza muscular puede ser prescrito sólo por un profesional. Pero antes se debe realizar un estudio previo de medición tal como te lo explicamos a continuación.

¿Cómo se mide la fuerza muscular en fisioterapia?

La fuerza muscular se puede medir a través de diferentes métodos siendo el más utilizado en fisioterapia la Escala de Daniels. Para cada músculo existe una técnica de medición, cuyo resultado será el que determine el nivel de la fuerza.

Por lo general, el fisioterapeuta pide al paciente que ejerza un movimiento sin carga adicional. Si este se realiza correctamente, se procede a la implementación de un objeto para generar resistencia.

En caso de que el tejido muscular no sea capaz de generar tensión, se procede al análisis para determinar la amplitud de movimiento. En pocas palabras, se determina la flexibilidad, movilidad, extensibilidad y elasticidad muscular.

El resultado obtenido se puede definir en la Escala de Daniels de la siguiente manera:

  • No se genera contracción muscular.
  • Hay contracción sin movimiento.
  • Realiza el movimiento sin vencer la gravedad.
  • Mueve y vence la gravedad.
  • Realiza movimientos con objetos de peso moderado.
  • Realiza movimientos con objetos con gran peso.

Una vez que se ha medido la fuerza muscular en el paciente, se toma en consideración la causa de la disminución de esta y se procede a la selección del tratamiento.

¿Qué padecimientos pueden ocasionar la pérdida de la fuerza muscular?

Por lo general, la fuerza muscular puede ser afectada por diversos motivos siendo los más comunes la ausencia de actividad física o que no se practica con regularidad. A esto hay que añadir las enfermedades ocasionadas por daños en la cubierta de la mielina.

Cuyo efecto más notorio se encuentra en el deterioro de la transmisión de impulsos eléctricos dañando las células nerviosas en: las fibras nerviosas del cerebro, los nervios ópticos y en la médula espinal.

Este conjunto de daños, pueden ocasionar enfermedades degenerativas en los nervios y no son las únicas. Existen diagnósticos como la bursitis, esguinces o la artritis que pueden ocasionar la pérdida de la fuerza.

Al igual que la parálisis cerebral, esclerosis múltiple, distrofia muscular, entre muchas otras. Todas estas, tratables para mejorar la calidad de vida del paciente a través de sesiones de fisioterapia a domicilio.

¿Cómo desarrollar la fuerza muscular en fisioterapia?

Cada paciente es diferente al igual que el tratamiento que debe seguir para desarrollar y trabajar su fuerza muscular con ayuda de un fisioterapeuta. Anteriormente mencionamos, que depende de la patología o bien, si se refiere a tratamientos preventivos de lesiones.

Lo importante es que se puede trabajar y desarrollar la fuerza en fisioterapia en áreas específicas o en todo el tejido muscular. Empleando metodologías enfocadas en tres clases de tensión muscular.

Contracción o tensión concéntrica

La contracción concéntrica se produce cuando se realiza un movimiento que hace que el tejido muscular de acorte. Este tipo de tensión se ejerce comúnmente al levantar pesas o al ejercer fuerza sobre el músculo.

Contracción o tensión excéntrica

En este caso se genera tensión sobre las fibras musculares que, a diferencia del anterior, se puede notar en la forma en la que aumenta en tamaño del músculo. Por lo general, este resultado se obtiene al ejercer un movimiento que está acompañado por resistencia externa.

Es decir, se recurre al uso de objetos en diferentes tamaños y pesos para determinar si el o los músculos del paciente son capaces de vencer la gravedad.

Contracción o tensión isométrica

La contracción isométrica es casi imperceptible, ya que el tipo de tensión que se genera sobre el músculo es leve. Los ejercicios isométricos que integran un tratamiento involucran también a las articulaciones para mantener o mejorar el nivel de fuerza en un paciente.

Durante una sesión se puede ejercer tensión sin que exista acortamiento o aumento en el volumen del músculo. Por consiguiente, las articulaciones no ejercen ningún movimiento.

Aunado a todo lo anterior, es fundamental que conforme sea el progreso del paciente se incluyan ejercicios para incrementar la fuerza muscular progresivamente. Es decir, que los objetos o herramientas que se usen parten de un peso bajo e irán aumentando conforme se trabaja la fuerza.

Para ello se puede utilizar bandas elásticas e ir incorporando ejercicios como sentadillas, abdominales y más.

¿Quieres aumentar tu fuerza muscular para evitar lesiones o recuperarte de una? La solución que necesitas puedes encontrarla en fisioterapia deportiva a domicilio en Madrid en minutos. Ven y descubre todos los tratamientos que puedes recibir para mejorar tu condición física y tu calidad de vida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
¡Hola! Contáctanos o pide tu cita